Sus palabras, nuestro orgullo